Estrés en perros: Top 4 situaciones comunes (1/4)

Estrés en perros: Top 4 situaciones comunes (1/4)

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:Flores de Bach

 

Estrés en perros

Estrés en perros… cuántas veces lo hemos notado, ¿verdad? Puede aparecer en múltiples ocasiones. Es cierto que el modo en cómo se educa a un perro desde cachorro influye en la manera en la que se enfrenta ante situaciones que pueden alterar su comportamiento.

Desde el tiempo que llevo tratando estrés en los perros, hay cuatro situaciones que suelen alterar a nuestros amigos. Hoy comienzo una serie de cuatro artículos en las que las voy a ir recorriendo, aportando algunas soluciones que pueden ayudarte, si te reconoces en alguna de ellas.

#1 Miedo a los petardos, cohetes, tormentas y toda clase de ruidos…

Todos estos ruidos repentinos provocados por petardos, cohetes, tormentas y todo lo que se te ocurra, suelen generar situaciones de estrés los perros. Es un hecho muy, muy frecuente. Basta poner la oreja un poco en el parque canino, o sacar la conversación con otro dueño de perros. Lo verás… Si desde cachorro no acostumbraste a tu perro estos ruidos, es muy probable que lo tengas en casa.

En muchos casos esta situación de estrés en los perros se da porque el animal no asocia el estruendo pirotécnico o el ruido de las tormentas con una causa conocida y se asusta. Si, además, cuando se asusta le acaricias, le consuelas, le das mimos o comida, le estarás reforzando esta conducta, haciéndola cada vez más aguda. Sé que cualquier persona actuaría así con un niño que tiene miedo, pero… un perro no es un niño…

Si tu perro es de los que sufre verdaderos ataques de pánico con los petardos y los ruidos estruendosos, tengo una buena noticia. Desde los métodos naturales, se pueden aportar algunas soluciones, como te comentaba en el artículo «Miedo de los perros a los fuegos artificiales. Soluciones!», que publicaba no hace mucho.

Flores de Bach

Un tratamiento con Flores de Bach sería una gran idea. Plantéate tomártelo con tiempo. No pienses que va a obrar milagros y que en la primera toma vas a conseguir acabar con este problema. Te recomendaría visitar a un buen terapeuta floral que haga un diagnóstico concreto para tu perro. Recuerda que el éxito de la fórmula que finalmente tu perro se encuentra en haber realizado un buen diagnóstico.

Por lo general, las flores de Bach más recomendadas para este tipo de situaciones suelen ser:

  • Rock Rose, para el terror o pánico,
  • Aspen, para el miedo premonitorio,
  • Cherry Plum, para miedo al descontrol,
  • Mimulus, para el miedo a cosas conocidas,
  • Red Chestnut, por el miedo a que le suceda algo malo a los seres queridos,
  • Star of Bethlehem, para superar un shock traumático, o el
  • Rescue Remedy, por ser ésta una situación vivida como una emergencia.

En una fórmula se suelen introducir aproximadamente cinco flores de Bach. No es un número fijo. Puede haber fórmulas con menos o con más, pero no se trata de añadir por añadir. Lo normal es que, una vez que la fórmula empiece a actuar, observes qué cambios ves en tu perro para que, en la próxima consulta, se los puedas relatar a tu terapeuta y él vaya matizando la fórmula en función de lo que vais observando.

Aromaterapia

La Aromaterapia puede ser una perfecta aliada en el momento preciso del estímulo: el día de la tormenta, de las fiestas patronales… vamos… el día que hay ruido.

Hay Aceites Esenciales fantásticos que pueden sernos de gran ayuda. Algunos de los más utilizados para casos de angustia y ataques de pánico como los que sufre tu perro en estos días son:

  • el Azahar (Citrus aurantium amara),
  • el Incienso (Boswelia frereana (carterii)),
  • el absoluto de Jazmín (Jasminum officinale),
  • la Lavanda (Lavandula angustifolia),
  • la Mandarina (Citrus reticulata),
  • la Manzanilla romana (Anthemis nobilis),
  • la Naranja dulce (Citrus sinensis) o
  • la Rosa (Rosa damascena).

Según el caso particular se deberían seleccionar los Aceites Esenciales más indicados, así como el método de aplicación concreto. Puede ser dejándole un pequeño cartón con unas gotas de uno o dos aceites esenciales cerca para que perro pueda olerlos, o puede ser una aplicación a través de un masaje diluyendo un par de gotas de los aceites esenciales escogidos, diluidas en un aceite vegetal.

Así que…

Si no tuviste suerte y pasó la etapa del cachorro para poder desensibilizar a tu perro a estos ruidos (tranquilo, muchos están en la misma situación…), los métodos naturales son una buena opción para reducir su estrés en situaciones de ruidos o estruendos como tormentas, petardos… La Aromaterapia y las Flores de Bach son buenísimas aliadas para conseguirlo.